Son numerosos  los progenitores que se preguntan qué deben hacer con sus hijos durante el estado de alarma y de confinamiento en el que actualmente nos vemos inmersos. La duda esencial es si se debe seguir cumplimiento y, por tanto, manteniendo el régimen de visitas habitual, o bien suspenderse por el interés del menor, y la salud de éstos. Lo mejor siempre será un acuerdo entre los progenitores, por ejemplo, la realización de videollamadas entre menores y progenitor con el que no se encuentren, mientras dure esta situación de excepcionalidad. Sin embargo, los problemas surgen, nuevamente, para el caso de que no exista acuerdo.

El pasado viernes, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial acordó que durante la vigencia del estado de alarma se deben mantener los regímenes de visitas. Postura respaldada por el Ministro de Justicia. Si bien existe disparidad de criterios, ya que será el Juez el que en última instancia decida en atención al caso concreto.

Por lo que respecto a los Juzgados de Toledo, los Juzgados de familia han optado por unificar criterios sobre la ejecución del régimen de custodia y el desarrollo de las visitas intersemanales y de fines de semana, criterios que podrían ser extensibles a otros Juzgados. Así:

  1. En los casos de custodia compartida,, correspondiendo a los progenitores la adopción de las medidas adecuadas para garantizar la menor exposición al exterior de sus hijos con ocasión de dichos cambios.
  2. Se mantendrán las vivistas de fines de semana en los supuestos de custodia tanto compartida como individual, y exista o no pernocta.
  3. Se suspenden las visitas intersemanales sin pernocta tanto en custodia compartida como individual por suponer una exposición innecesaria para el menor y atendiendo la brevedad, con carácter general, de dichas visitas.
  4. Las visitas intersemanales con pernocta deberán llevarse a cabo en sus propios términos.
  5. Se suspenden las visitas tuteladas en los Puntos de Encuentro Familiar, al haberse acordado el cierre de dichos centros y la suspensión de las actividades de los mismos por Resolución de la Consejería de Sanidad de Castilla La Mancha de 14 de marzo de 2020.
  6. La copia de la resolución correspondiente será título suficiente para acreditar ante los cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado la necesidad del desplazamiento del menor y del progenitor que les acompañe.
  7. Con carácter general, las dudas que pudieran suscitarse por la aplicación del régimen de visitas no ampararía la incoación de un procedimiento del artículo 158 del Código Civil del Código Civil, al no ser éste el cauce procesal adecuado para atender dicha finalidad. Todo ello sin perjuicio del derecho a la tutela judicial efectiva que asiste a las partes y de la decisión que cada juez pueda adoptar en cada procedimiento en particular.
  8. Finalmente, se pone de manifiesto a los progenitores implicados en estas medidas que la situación excepcional derivada de la pandemia provocada por el virus COVID-19 y posterior declaración del estado de alarma, exige a todos una especial responsabilidad y sensibilidad en la protección de los menores y no debe ser utilizada, salvo supuestos excepcionales y justificados, para eludir el incumplimiento de las medidas establecidas en las resoluciones judiciales.

Por tanto, el estado de alarma no afecta al régimen de visitas, y cada Juez decidirá en caso de que exista conflicto y se judicialicen los hechos, atendiendo al caso concreto. Desde h&v recomendamos un acuerdo entre ambos progenitores donde prevalezca la protección del interés de los menores y su salud,  y que en todo caso, exista responsabilidad.

Instagram

A10web.es© 2022. All rights reserved.

FORMAS SENCILLAS DE SOLUCIONES INTELIGENTES!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies