El pasado 21 de abril, el Gobierno aprobó el Real Decreto-Ley 15/2020 por el que se acuerdan medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo. Entre las medidas adoptadas se encuentra la regulación de la moratoria en el pago de la renta de contratos de arrendamientos de local o de industria. El Real Decreto realiza una distinción entre dos situaciones atendiendo al tipo de arrendador:

  1. El arrendador es una empresa, entidad pública de vivienda o una persona física o jurídica que sea titular de más de 10 inmuebles urbanos o sea titular de una superficie construida de más de 1.500 metros cuadrados.
  2. El arrendador es distinto a los del apartado anterior.

Lo más frecuente es que el arrendador sea titular de menos de diez inmuebles, por ello, analizaremos este supuesto.

En primer lugar, el Real Decreto exige que, para poder acceder a la moratoria, el inquilino sea autónomo o pyme. Asimismo, el contrato de arrendamiento debe estar afecto a la actividad económica desarrollada por el autónomo o pyme.

Para el caso de que el inquilino sea un autónomo, además se exige que en la fecha la declaración del estado de alarma, esté en situación de alta en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, o en una de las Mutualidades sustitutorias del RETA, y que su actividad haya quedado suspendida como consecuencia de las medidas adoptadas en el Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo. En el caso de que su actividad no haya quedado en suspenso, puede acceder a la moratoria si acredita que su facturación ha quedado reducida en un 75% en el mes anterior al que se solicita el aplazamiento.

Si en cambio, el inquilino es una PYME se requiere que no se supere los siguientes umbrales regulados en el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital:

a) Que el total de las partidas del activo no supere los cuatro millones de euros.

b) Que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los ocho millones de euros.

c) Que el número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio no sea superior a    cincuenta.

Asimismo, y al igual que en el caso de los autónomos, que su actividad haya sido suspendida y si no lo ha sido, deberá acreditar una reducción de su facturación de al menos un 75% del mes natural anterior al que se solicita el aplazamiento, en relación con la facturación media mensual del trimestre al que pertenece dicho mes referido al año anterior.

El plazo que tiene el arrendatario para solicitar el aplazamiento es de un mes desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley 15/2020, es decir, desde el 23 de abril al 23 de mayo de 2020.

Conviene matizar que el arrendador no está obligado a aceptar el aplazamiento, el texto legal solo hace referencia de la conveniencia de llegar a acuerdos, y sugiere que se utilice la fianza entregada en su día como pago de alguna mensualidad de la renta.

Desde h&v lo asesoraremos acerca de la posibilidad de conseguir una moratoria en el pago de la renta del alquiler de local comercial. Solicite información sin ningún tipo de compromiso en info@toledoabogado.es

Instagram

A10web.es© 2021. All rights reserved.

FORMAS SENCILLAS DE SOLUCIONES INTELIGENTES!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies