La Sala de lo Social del Tribunal Supremo en la sentencia 480/2020, de 18 de junio y, publicada el pasado 15 de julio establece que el pago de las retribuciones fuera de nómina supone un grave incumplimiento de las obligaciones empresariales, y, por tanto, justifica que el trabajador solicite la resolución del contrato percibiendo la indemnización fijada para el caso de un despido improcedente. En el caso concreto, la empresa abonaba al trabajador una cantidad en nómina, que era el importe por el que se cotizaba y, otro importe era entregado en un sobre.   

El Supremo considera que la obligación de cotizar “no es genérica, sino que se corresponde con las bases definidas por la Ley”, y la base de cotización viene determinada por la remuneración total que mensualmente tenga derecho a percibir el trabajador. Por lo que ocultar parte de las remuneraciones perjudica a quien trabaja puesto que las prestaciones económicas se calculan conforme a lo cotizado.

La sentencia concluye disponiendo que el abono continuado de cantidades fuera de nómina encaja en el artículo 50.1.c) del Estatuto de los Trabajadores, que considera justa causa para que el trabajador pueda solicitar la extinción del contrato el incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, con derecho a percibir la indemnización por despido improcedente.

Instagram

A10web.es© 2021. All rights reserved.

FORMAS SENCILLAS DE SOLUCIONES INTELIGENTES!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies